17/10/12

Este jueves un relato: de libros



El libro vivido

Hubo una vez un periódico de tirada nacional, que cuando se editó por primera vez, utilizaba como reclamo, un libro. Este libro que a mi me impactó, fue uno del que siempre había ojeado pequeñas historias, pero que nunca había leído entero. No sabía porqué, siempre me había llamado la atención, y aunque tuve que esperar cinco semanas a que lo comprara mi padre, al final conseguí los cinco tomitos de El Quijote.

Las historias allí contenidas, podían ser leídas solas, pero a mi se me antojaba que todas tenían un algo común que yo quería descubrir. Son de esas cosas que sabes que tienes que hacer, y que vas a hacer, y que no tienes prisa; tienes toda la vida por delante.

Más que las historias, me interesaba el ambiente, como personaje: La Edad Media.  Esta época, siempre me ha llamado la atención, sin tener muy claro porqué, hasta que en una regresión lo entendí.

Me encontré en este escenario: terminada la batalla, salía de aquel lugar, todo manchado de sangre, acompañado por mi amigo árabe. Yo con mi espada y mi armadura ligera y él con su alfanjón, nos dirigíamos al campamento y entramos en un establecimiento donde servían bebidas. Pedimos aguamiel y cerveza, la mujer que atendía me sirvió aguamiel y a mi amigo no le sirvió nada. Después de un rato, se lo volví a pedir, pero me dijo que a los infieles no se les servía allí. Le expliqué de buenas maneras que era mi amigo, que los dos éramos soldados y veníamos del campo de batalla. No tenía la menor duda, allí no le servirían. Por más que protesté y grité no conseguí nada. Mi amigo dijo que me esperaría fuera, pero no lo consentí, dejé sin probar mi bebida y salimos. Ahí noté la intransigencia y el racismo en aquella época. Nos fuimos a buscar otro sitio para beber algo. El campamento era pequeño, y no había otro lugar. Aquella noche, me acosté sin probar el aguamiel, y con un sabor amargo en la boca.

Quizás por eso tenga buenos recuerdos de esa época y aún no entienda el racismo.

Fabián Madrid
Más libros en el blog de Rochie

18 comentarios:

  1. Y sabe por qué me fui y volví? porque tenía una ponencia medieval de Victoria Cirlot en Malba (soy de Buenos Aires).
    Me encantó el desvío que tomó tu relato. Siempre sostengo que quizás solo hayamos olvidado de donde venimos y al regresar lo recordaremos sin poder comprender cómo nos habíamos olvidado la misión primera.

    ResponderEliminar
  2. Me llamó la atención lo de la "regresión",dicho con mucha soltura y naturalidad! se ve que volver atrás en el tiempo, a épocas pasadas no te resulta muy complicado! jejeje

    Saludos jueveros!

    ResponderEliminar
  3. Salirse de la batalla y darse un garbeo con el amigo, una potestad factible con la inventiva, la misma que escribió el libro. Toparse con la realidad y ver que como entonces, seguimos racistas desde, uf, desalienta, a la larga estamos en la edad media, a la corta somos los seres inventados y los verdaderos, muy parecidos o al revés.
    Buena idea, mal sabor de boca, me gustó, me atrae la edad media.
    Besito !salve!

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien conseguí El Quijote en un diario de tirada nacional (lo regalaba con motivo del día del libro).

    Lo del racismo, no es de ahora, desgraciadamente.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hay cosas que se entienden poco; pero existen, porque todo lo que es diferente, da miedo y en consecuencia, se rechaza, triste pero real.
    Está bien eso de la regresión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me gusta ese tiempo y permiso que te has tomado en ir y volver. Recorrer nuevamente un camino, aunque deje ese sabor amargo, hace mas fuerte nuestras creencias.
    Comparto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El racismo es una lacra que desgraciadamente no termina de arrancarse de la sociedad. Buen giro el que le has dado al relato. Esa regresión a unos tiempos turbulentos y antiguos que sin embargo se demuestran muy actuales.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El Quijote es uno de los libros que yo leí ya en el instituto, a partir de los 15 años. Después he vuelto a leerlo, ya de adulta, y siempre me deja un estupendo sabor de boca. Pero antes del Quijote fueron muchas las horas invertidas en leer tebeos, cuentos, historias pequeñas, porque yo también era pequeña. Mas cuando crecí, a partir de los 12-13 años, los libros formaron parte de mi, y hasta ahora, hasta siempre, seguirán formándolo.

    Un escenario fantástico el tuyo. Me ha encantado :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hace unos días hablábamos entusiasmadas mi hija y yo de leer el Quijote, ella como lectura obligatoria en la universidad y yo por compartirla con ella.

    Está bien eso de la regresión, me gusta.

    Saludos

    Lola

    ResponderEliminar
  10. Si tuviera la oportunidad de regresar, eligiría también la edad Media, con sus luces y sus sombras, con su promesa segura de aventura, aunque sea una elección francamente quijotesca, que duda cabe...me gustó mucho este encuentro atemporal.

    ResponderEliminar
  11. Hubo un momento de mi vida en que sufrí en propias carnes una situación similar, en este caso de una cierta discriminación por lenguaje, a pesar de que los que me la infrigían conocian perfectamente el español. Mi amigo, me dijo: Vámonos de aquí que esta no es nuestra reunión, a pesar de que el tenía como lengua materna aquella en la que me hablaban. El racismo y la discriminación son actitudes que siempre han existido, pero que son propias de personas con muy poca talla humana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Quizás escogemos aquellos libros que intimamente nos ligan de otras vidas, de vidas pasadas que hemos vivido en las cuales en aquellos libros tal vez somos los protagonistas pero con otro nombre y otras formas

    ResponderEliminar
  13. Has elegido casi el Libro, que me pasa como te pasaba a ti, he leído pero no a fragmentos salteados, nunca ordenadamente.
    Y coincido, el ambiente, histórico, social, la ironía son para deleirarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me encantaría poder regresar a viejas épocas, sin duda es una experiencia hermosa. Coincido con vos en que cualquier muestra de superioridad o desprecio hacia los demás es algo inadmisible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Cada libro tiene su momento, cuando lei el Quijote no fue el suyo y el mio, tal vez en cualquier ocasión regrese a él, como en cualquier ocasión pueda producirse una regresión a lo que fueran otras vidas.
    Interesante experiencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo regresé a la infancia de mis hijos con la imagen del playmobil (adoraba comprarselos,ellos los disfrutaban, yo, un poco más...)

    Tienes clase y oficio y entonces lo dices de un modo, como al pasar, y quedamos de cara, a un duro momento de la historia, tan presente, como si el tiempo no hubiese pasado, no?
    El Quijote? un libraso que hay que leerlo como si de un comic se tratara, me dijo alguien un día.


    Un fuerte abrazo (cada día me prendo más al tema de la regresión)

    ResponderEliminar
  17. Es irónico que puedas derramar sangre por un país y sus ciudadanos no te ofrezcan ni un trago por tu entrega, y todo porque te consideren inferior a ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar