13/2/13

Este jueves un relato: In fraganti



Salí de la ducha con la toalla de la cabeza en un brazo y la de baño en el otro, me dirigí al salón, a bailar como había hecho tantas veces.

Aquel día mis padres se habían ido a comer fuera, tenía toda la casa para mí sola. No volverían hasta después del café de por la tarde.

Había empezado a desarrollar y no quería que nadie me viera desnuda.

Puse música sugerente y tirando las toallas a ambos lados, empecé a hacer todo tipo de posturas forzadas delante del espejo y a mirar con toda las desvergüenza que mi edad permitía.

Entre el calor de la ducha y los movimientos del baile, la temperatura subió no sé si en la habitación, pero en mí, seguro. Me notaba con los cachetes colorados por el esfuerzo, pero feliz y libre por poder expresar mi “arte” en solitario.

En mi mejor actuación, noté como me llamaba mi padre a gritos. Tenía la música alta y casi no podía oírle. Me puse la toalla de la cabeza en redondo y me ceñí bajo los hombros la de baño y sentada en Posición de Loto, simulé meditar, sin ser consciente de la música ni de los ruidos. Cuando llegaron mis padres y bajaron la música, “volví” de mi estado de éxtasis.
Sin haber meditado nunca, me he tenido que comprar dos cuencos tibetanos y un Buda chiquitito que me acompaña en el salón cuando mis padres se van.

Fabián Madrid

Más infragantis en el blog de Gus

27 comentarios:

  1. Seguro que ahora con los cuencos tibetanos y el pequeño Buda, todo le irá mucho mejor jajaja. No hay nada como descubrirse, sobre todo a esas edades. Buena pillada esta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja! No le faltó imaginación a la chica, no!

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. "Había empezado a desarrollar y no quería que nadie me viera desnuda."...ehhh, de una señorita, fabián, nunca, pero mira que nunca, se puede decir eso...por dios...cómo vas a decir de una señorita que está GOORDAA...jaja. sí, he caído en la cuenta al releer de que te refieres a esossss..
    bien, por otra parte, viva el fino humor del señor fabián...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  4. Pero no la pillaron no? aigggg, esto de los cuencos tibetanos no me hubiesen venido mal en mis años mozos! jajaja, miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Rápida en tomar resoluciones, yo a su edad, hubiera quedado en evidencia dando vueltas a lo loco sin saber dónde meterme, a lo sumo, me cubría con la cortina, jajaja! Pero con cuencos tibetanos y un Buda chiquito no se me hubiera ocurrido! Las adolescentes de hoy vienen con la astucia afinada. De todas maneras, como madre de una adolescente, doy fe, que eso de bailar con la música a todo trapo, es muy común, y peor es cuando la veo bailar sin escucharle música alguna, y la llamo y nada, y la llamo y menos que nada... y luego recapacito: bendito mp4! Lo tiene clavado en los oídos y se olvida de que existo!
    Besos! Lindo jueves, divertido relato!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Menudo momentazo, seguro que si sus padres la pillaron, prefirieron disimular jejej

    ResponderEliminar
  7. has hecho fiel honor a la consigna.
    Por lo que a mi respecta la tomo como disparador, y quizás por esos mi sorpresa podría bien ser reemplazada por "imprevisto". Ahí entenderías mejor mi relato.
    Algunas no han sido malas. En general no lo han sido. Figúrate más bien un imprevisto, un tropezón.
    te dejo esto aquí y en mi casita amarilla por si no vuelves.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. mirà còmo has resuelto el riesgo de la "flagrancia"! muy divertido, Fabiàn!
    muy pìcaro!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja.... bien resuelta la situación... mejor imposible! :D un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. A ti las musas te han inspirado.
    Adolecer no es fácil y menos con el cuerpo, pero que bien le ha ido a esta chica.
    jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Eso es lo que tienen las mentiras, que hay que mantenerlas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Y a quien no ha pillado en alguna en esas edades... lo mejor es como nos ataca la imaginación en esos instantes ¿no?... ¡qué recuerdos!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. jejje todo bien planeado para disimular!
    =)

    ResponderEliminar
  14. jejeje,que divertido y qué ingeniosa.

    un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  15. jajajaja... que divertido y vaya creo que muchos lo han hecho de alguna forma alguna ves, o no?

    ResponderEliminar
  16. Muy divertida y a la vez incomoda situación. Esas meditaciones interrumpidas dejan sus buenos sustos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. jeje...ya me iba poniendo yo to berraco con el bailecito. Y al final el Nirvana, jajajaja

    Ingeniosa y divertida historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Jajaja Lo que hay que inventar para hacer fracasar al in fraganti ese.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. ¿hay alguien que no haya bailado desnudo a solas?.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. A grandes males, grandes remedios. Creo que eso es lo que debió pensar a la velocidad del rayo la protagonista de tu historia. Pillada in fraganti pero con rapidez de reflejos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Y los padres ¿qué pensarían? Debe ser más extraño encontrar a la hija en meditacion tibetana que bailando desnuda, no sé que decirte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Sin duda nadie quiere que lo pesquen así. Pero pocos placeres habrá tan exquisitos y plenos:casi como volar.
    Muy bien encarnada esa adolescente vivaz y vivaracha!!!

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  23. ja ja ja!! Hay que tener cuidado cuando uno necesita de esos momentos íntimos, la privacidad siempre primero!!
    Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Bueno, te salvaste por los pelos, niña...
    Buena idea la del buda, te aconsejo que pongas incienso también, eso se huele de lejos y no se acercará nadie para no desconcentrarte... eso sí, baja el volumen.

    Beso.

    ResponderEliminar
  25. Hay algo mas lindo que estar desnudo? NO lo creo! :D

    ResponderEliminar