4/12/13

Este jueves...Visita en el convento



La sensación que se respira en un convento de clausura es impactante. En primer lugar, la voz, que es por lo que identificamos que somos humanos, nos relacionamos y sabemos que estamos con otras personas, falta. Mientras paseaba por el claustro en mi  primer día, al ver a mis hermanos, volcados en ellos mismos, y ver como pasan unos al lado de otros sin comunicarse, me comprimió el alma. 
Me señalaron la capilla. Yo pensaba que allí sería más normal la ausencia de ruido, pero fue al contrario, se notaba más que en el exterior. Creo que mi locura comenzó…


Más historias de conventos en el blog de Rhodea Blason

17 comentarios:

  1. También creo como tú, que esa vida es como para volverse loco.

    ResponderEliminar
  2. Si eso me pasa a mí, en lugar de raso me ponen la camisa de fuerza...

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  3. Hablar consigo mismo hasta la locura, si por lo menos se cantara gregoriano.
    Te comprendo, hay silencios eternos que matan, para la charla nacimos (y más cosas)
    Abrazos sonoros.

    ResponderEliminar
  4. Núnca la soledad es buena. Y si se nos dio el habla, debe ser pecado no usarla.
    Consecuencia, los conventos, no so lugares recomendables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si hemos desarrollado el lenguaje por qué prescindir de él, pero en los conventos se prescinde de tantas cosas de las podemos disfrutar!.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Como para no tomar inicio la locura! Ha de ser terrible, no solo acostumbrarse al silencio del entorno, sino, a no emitir palabra! En la brevedad de tu relato, toda la fuerza de una desesperación futura. El final queda abierto...
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Una agonía, el silencio impuesto. Mal acabará gritando hacia adentro.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Angustiosa la sensación que trasmites al tratar esos silencios impuestos. De ser yo tu protagonista, creo a los dos dias me despide el Abad, por charlatana y desobediente. Muy buen final, con esos puntos suspensivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No debe ser fácil, te diría que no me lo imagino...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. me ha encantado encontrarte
    Tienen un sabor especial tus escritos

    ResponderEliminar
  11. Pues creo que hay que tener unas convicciones muy fuertes para soportar una vida así...yo no lo entiendo!!!

    ResponderEliminar
  12. Pásate por mi blog y tendrás un premio que te recordará mi primera convocatoria. Muchas gracias por participar

    ResponderEliminar
  13. En algunos momentos no estaría mal el silencio. Nos ayudaría a reflexionar. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. La sensación de silencio es muy intensa. No me extraña , que sea para volverse loco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Impactante. Me gustó mucho...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. No entiendo la imposición del silencio como norma monástica. Limita tanto la comunicación que, desde luego, puede inducir a la locura. Es antinatural e inhumano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar