9/8/17

Este jueves … Reloj que marcas las horas



El cristal del reloj de arena, deforma las partes de tu cuerpo según lo voy moviendo, mientras duermes. Estás toda expuesta a mi mirada de niño que observa curioso a la primera mujer que puede ver. Las que veo por la calle vestidas, no son reales, no me miman como tú. En mi soledad nadie te grita, ni te veo llorar sola en la cocina. Soy el hermano pequeño y nadie se fija en mí. Por eso te puedo ver a través del tiempo. Aunque solo puedo dos vueltas del reloj, porque dice mi hermano que tú, eres su mujer.

Fabián Madrid
Más relojes en el blog de Charo

11 comentarios:

  1. Me ha provocado ternura tu relato, que por cierto, me ha gustado mucho
    Un beso, Fabián

    ResponderEliminar
  2. Breve y emotivo relato narrado con mucho estilo. Has centrado tu inspiración en la forma del reloj, más que en una hora específica. Creo que es válido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Nostalgia entre la soledad del reloj, eso es lo que me ha transmitido tu relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien jugada esa ambivalencia.
    Muy interesante, deja puertas abiertas a la imaginación.

    ResponderEliminar
  5. Bonito relato,,,un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado ese final, que abre las puertas a la imaginación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Has contado una gran historia de amor, posesión y maltrato en muy pocas palabras. Me gusta mucho la primera frase, cómo el chico mira a la mujer desnuda a través del cristal del reloj...es muy sugerente y sensual.
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Casi como una adivinanza, con la ternura de un niño, con ojos de niño escribes. Me a parecido precioso. Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me ha inspirado mucha ternura, precioso. Un abrazo <3

    ResponderEliminar
  10. Es sutil y delicado tu relato, con más de una interpretación.

    ResponderEliminar
  11. Los hermanos mayores siempre han marcado la vida de los pequeños.

    Besos.

    ResponderEliminar