21/11/18

Este jueves … El viaje de tu vida


Hace dos semanas me dio un dolor en el pecho, me eché las manos y desaparecí. Luego me contaron que quedé recostado en el sofá. Que alguien avisó a emergencias y me acompañó durante el tiempo de espera mientras venía la ambulancia.
Pensaron en mantenerme con una postura lo más natural posible por si despertaba. Mi acompañante se puso a leer el periódico, no sin echarme un ojo de vez en cuando. De repente apareció un hombre, que decía no sé que de su mujer, y me dio un viaje en el pecho que caí al suelo. Abrí los ojos.

Fabián Madrid

Más viajes en el blog de Alberto

13 comentarios:

  1. Un viaje que sin duda salvó la vida de tu protagonista ... Eso sí el acompañante que cuajo jajaja .
    Un abrazo amigo como siempre nos sorprendes de manera magistral.

    ResponderEliminar
  2. Si una parada cardíaca se resuelve con un puñetazo, imagino, en el pecho, bendito viaje de puño.

    Original texto. Un abrazo y feliz jueves

    ResponderEliminar
  3. Quién le manda a él... ese no sé qué con su mujer… Luego pasa lo que pasa... 😏

    Buen y sorprendente relato. Un placer, Fabián.

    Un abrazo, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  4. Veo que no, decía que en semejante circunstancia los hechos deben de vivir se tan cortantes como los relatas. Conseguiste transmitir esa sensación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hay viajes tan repentinos que de la noche a la mañana hoy estamos aquí y a los cinco minutos ni se sabe a dónde estaremos, pero en este caso, el viaje fue corto y terminó gracias a dios bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo diría que la persona que cuidó de ti tuvo que practicarte una reanimación cardiopulmonar, después del viaje que te dio el energúmeno que blasfemaba en nombre del honor de su mujer. Por ejemplo...

    Muchas gracias por participar Fabián.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues vaya viajecito, casi no lo cuenta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un viajecito que te salvo la vida, de esas casualidades extrañas....Besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy impresionante el relato, por su brevedad,por su intensidad y por el contenido tan angustioso. Sin duda un viaje a la muerte,o casi.
    Gracias por pasarte por mi blog! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Con los ojos muy abiertos de asombro... Vaya viajecito!
    Besos.

    ResponderEliminar